Es el momento de salir de la cabeza para aterrizar en nuestro cuerpo y empezar otra vez de 0; para acercarnos más a los ritmos de la naturaleza, curarnos a nosotras mismas y allanar el camino a las generaciones venideras.

05/22

LORAILA

La estación y la tierra

En Loraila o Beltane, que marcan la mitad de la primavera, celebramos el regreso de la luz y el tiempo en que la vida comienza a florecer. Y para poder florecer tenemos que fijarnos en la tierra a la que estamos conectadas a través de nuestras raíces, ya sean culturales o sociales y que forjan nuestra personalidad.

La tierra es la plataforma que nos sostiene y que nos otorga la fuerza y la capacidad de movernos por el plano físico para poder crecer tanto física como mentalmente. Tenemos que ser conscientes de que la forma de relacionarnos con nuestro entorno condiciona esa conexión entre la tierra y nosotras mismas: el terreno hace al árbol al mismo tiempo que el árbol condiciona el lugar en el que está sembrado y a todo lo que también habita en él. Si queremos crecer, florecer y dar fruto, lo primero que tendremos que hacer es cuidar minuciosa y conscientemente, por un lado, de nuestra relación con la tierra y lo que nos rodea y, por otro, de nuestro cuerpo físico.

Enraizarse y florecer

Disfrutaremos de dos prácticas de yoga:

La primera es una práctica de Vinyasa de 60 minutos guiada por Sara Berridi y dividida en tres grandes olas. Nos invita a mantenernos firmes en nuestras raíces, al tiempo en que fluimos y nos expandimos en todas las direcciones.

La segunda es una meditación de 15 minutos que nos invita a bajar la cabeza con el objetivo de volver al cuerpo a través de alguno de nuestros sentidos. Puedes recurrir a ella siempre que te sientas demasiado centrada/o en tu mente.

Redescubre el placer
de una comida compartida

Nunca antes tuvimos tantas opciones de comida y estuvimos tan desconectadas del acto de comer. Hasta ahora la relación del ser humano con su alimento era directa y conocida, ya sea porque la cultivaba el propio individuo o porque conocía al productor.

Para volver a conectar con el proceso proponemos un recetario de primavera con productos de origen local o de proximidad, teniendo en cuenta la sostenibilidad, el consumo consciente y su temporalidad en línea con el ciclo natural.

El menú, compuesto por cereales, legumbres y vegetales de temporada, consta de un entrante para compartir, una crema, un plato principal y un postre que os invitamos a servir al aire libre y en compañía de los vuestros.

Siete días

El bundle trae 2 cuadernos. El primero de ellos ofrece 7 prácticas para realizar una al día a lo largo de 7 días. El segundo puedes utilizarlo a modo de diario para anotar las emociones o pensamientos que te despierten las diferentes prácticas. Algunas de ellas te invitarán a tomar papel y bolígrafo directamente. Con las otras serás tú quién decida si quieres dejar por escrito la emoción o el sentimiento que te haya podido despertar el realizarla.

Nuestra propuesta es repetir las 7 prácticas a lo largo de varias semanas y anotar todo lo que pase por tu cabeza. De esta forma, podrás analizar cómo cambia tu forma de pensar en función de tus emociones, del momento en que te encuentras dentro de tus ciclos naturales y de la evolución de tu propio ser.

CINCO EJERCICIOS Y DOS MANTRAS

La estación y la tierra

En Loraila o Beltane, que marcan la mitad de la primavera, celebramos el regreso de la luz y el tiempo en que la vida comienza a florecer. Y para poder florecer tenemos que fijarnos en la tierra a la que estamos conectadas a través de nuestras raíces, ya sean culturales o sociales y que forjan nuestra personalidad.

La tierra es la plataforma que nos sostiene y que nos otorga la fuerza y la capacidad de movernos por el plano físico para poder crecer tanto física como mentalmente. Tenemos que ser conscientes de que la forma de relacionarnos con nuestro entorno condiciona esa conexión entre la tierra y nosotras mismas: el terreno hace al árbol al mismo tiempo que el árbol condiciona el lugar en el que está sembrado y a todo lo que también habita en él. Si queremos crecer, florecer y dar fruto, lo primero que tendremos que hacer es cuidar minuciosa y conscientemente, por un lado, de nuestra relación con la tierra y lo que nos rodea y, por otro, de nuestro cuerpo físico.

Siete días

El bundle trae 2 cuadernos. El primero de ellos ofrece 7 prácticas para realizar una al día a lo largo de 7 días. El segundo puedes utilizarlo a modo de diario para anotar las emociones o pensamientos que te despierten las diferentes prácticas. Algunas de ellas te invitarán a tomar papel y bolígrafo directamente. Con las otras serás tú quién decida si quieres dejar por escrito la emoción o el sentimiento que te haya podido despertar el realizarla.

Nuestra propuesta es repetir las 7 prácticas a lo largo de varias semanas y anotar todo lo que pase por tu cabeza. De esta forma, podrás analizar cómo cambia tu forma de pensar en función de tus emociones, del momento en que te encuentras dentro de tus ciclos naturales y de la evolución de tu propio ser.

CINCO EJERCICIOS Y DOS MANTRAS

Jabón circulatorio

Para el ritual de cuidado de la piel de esta estación, el jabón natural seleccionado es el circulatorio (30g) de Lavándula cosmética. Es un jabón desinflamatorio que gracias al aceite esencial de Romero calma la hinchazón de articulaciones inflamadas y músculos doloridos para favorecer el movimiento de nuestro cuerpo y ponernos de nuevo en marcha.

Es un jabón indicado tanto para el cuerpo como para la cara y, además del aceite de romero, está compuesto por aceite de Coco Bio, aceite de Girasol Bio, aceite de Almendra, Manteca de Cacao Bio y el aceite de Pepita de Uva, que favorecen una correcta hidratación de la piel.

LURRA - 01/04

41,00€

COVER RECETARIO

05,00€

SHOPPER BAG

PRÓXIMAMENTE

Ver más

Una estación para volver al cuerpo, enraizarse y florecer. Un bundle que contiene herramientas para ayudarte a hacerlo.

Erlea

Para darle el broche final y rematar del todo la experiencia, la caja está perfumada con ERLEA de Gaua Perfumes. El cartón pulverizado con el perfume, contiene también una poesía escrita por Eli Diez, artesana y artista detrás de la marca. Eli nos invita a realizar un ejercicio olfativo: leer la poesía, oler el perfume y, cerrando los ojos, dejarnos guiar por lo que evoca. 

Erlea habla de romeros en flor, de cítricos lejanos... y consigue sacarnos de la mente para viajar con él hasta campos primaverales.